La mediación, una alternativa eficiente

¿Qué es la mediación y cómo entendemos la figura del mediador?

La mediación es una forma de resolver conflictos autocompositivamente, es decir, son las partes quienes actúan, negocian, proponen soluciones y toman decisiones. Se cuenta con  la moderación de un tercero llamado mediador que es un facilitador de la comunicación entre los involucrados, que resulta de importancia para lograr que las partes lleguen a un acuerdo, donde los intereses de los mismos se vean satisfechos con bases en el ganar-ganar. De lo que se acuerde en la sesión de mediación, se plasmará por escrito, y este documento es de obligatorio cumplimiento y presta mérito ejecutivo.

Podemos entender entonces que la mediación aborda el conflicto de manera distinta a lo que estamos acostumbrados a ver en los tribunales de justicia, donde es un tercero llamado juez quien resuelve y decide sobre el conflicto que tengan dos o más personas. En la mediación, el mediador juega un papel diferente e importante, pues aunque no sea quien toma decisiones, es la persona que establece las reglas para manejar las sesiones y utiliza diversas técnicas para procurar que haya una colaboración entre las partes y así encontrar la mejor solución, donde todos queden satisfechos en sus intereses.

Este es un método confidencial, donde prima la voluntad de las partes, es decir, no se puede obligar a ninguna persona a asistir a una mediación, se procura que exista igualdad de condiciones con los intervinientes durante la negociación, prevalecen también los principios de neutralidad, imparcialidad, economía, eficacia, y acceso a la justicia.

Como mencionamos, el mediador debe emplear herramientas de lingüística que le permitan identificar el conflicto, y facilitar la comunicación entre los intervinientes para que exploren las alternativas sobre posibles soluciones, y estas son: la escucha activa a cada una de las partes, esto quiere decir, entender lo que se comunica, el parafraseo para verificar con el emisor del mensaje lo que ha querido decir, replantear, para retomar la identificación de los intereses cuando se ha desviado la atención de estos, entre otros. La paralingüística también cumple un rol importante en la acentuación y desarrollo de las sesiones de mediación, para lograr denotar tanto la neutralidad, y a la vez establecer que hay una empatía por parte del mediador.

Es labor del mediador separar a las personas del problema para centrarlos en los intereses (son las necesidades reales que quieren ser satisfecha), no en las posiciones (forma o propuestas para satisfacer los intereses), y obtener opciones insistiendo en utilizar criterios objetivos. Esto incluye saber manejar la manifestación de emociones que puedan presentarse entre las partes.

Y ¿cómo hace el mediador para conocer de toda la información del conflicto y reconocer los intereses? pues a través de preguntas; estas pueden ser preguntas abiertas, que funcionan para identificar los intereses, preguntas cerradas, que sirven confirmar alguna información, entre otras.

¿Qué se puede someter a mediación?

Muchos conflictos son completamente mediables y se pueden resolver de manera judicial o extrajudicial, las materias susceptibles de transacción, desistimiento, negociación y demás que la ley establezca. Por ello podemos encontrar mediable asuntos de familia, laboral, conflictos contractuales, corporativos o empresariales, agrario, penal, e incluso se ha hablado de la mediación escolar, pero como todo tiene sus excepciones, por ejemplo, los casos de violencia doméstica, que seguidamente haremos una referencia sobre algunos de estos.

En asuntos y jurisdicción de familia, según el artículo 50 de la Ley 42 de 2012 sobre pensión alimenticia, la pensión alimenticia puede ser sometida a la mediación judicial o extrajudicial.

Mediación comunitaria

A manera de introducción debemos indicar que, la ley 16 de 2016 que instituye la Justicia Comunitaria de Paz señala que esta jurisdicción especial se ejercerá a través el mediador comunitario, formando parte de la estructura organizacional. El mediador comunitario debe ser idóneo, y además de ejercer sus funciones, es un colaborador del juez de paz encargado de fortalecer los valores fundamentales de la convivencia humana y pacífica del corregimiento.

Esta ley también crea la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos que forma parte del organigrama del Ministerio de Gobierno, y es la que expide las certificaciones de mediador o conciliador.

La mediación comunitaria es una alternativa gratuita de justicia a la que se puede acudir de manera directa, es decir, por voluntad expresa de las partes de someter el conflicto a mediación o conciliación. Otra posibilidad, es que sea por derivación del juez de paz.

Es menester resaltar que en caso de no lograr acuerdo a través de la mediación o conciliación comunitaria, las partes podrán someter el conflicto al conocimiento de juez de paz, y será este quien decida sobre el caso.

El acuerdo de conciliación y/o mediación comunitaria es de obligatorio cumplimiento, presta mérito ejecutivo, es decir que en caso de incumplimiento, la parte agraviada podrá solicitar la ejecución del mismo ante las autoridades correspondientes.

Es importante destacar que el acuerdo debe recaer sobre asuntos que puedan ser resueltos a través de pactos o convenios, que no alteren el orden público ni contravengan alguna disposición legal expresa o afecten derechos de terceras personas no involucradas en la controversia (casos de violencia doméstica). De hecho, el artículo 68 de la Ley 16 de 2016 establece un catálogo de causas que pueden ser sometidas a estos mecanismos, tales como: ruidos molestos, mascotas en soltura, uso de espacios comunes, entre otras.

El procedimiento en esta jurisdicción se reglamenta con el Decreto Ejecutivo No. 205 de 2018.

Mediación penal

La mediación, según el Código Procesal Penal se puede solicitar al Fiscal o Juez de Garantías hasta antes de la apertura a juicio, y una vez trasladada la causa al Centro de Mediación, el Juez de Garantías decretará la suspensión provisional de la causa hasta por un mes a fin que se logren realizar las sesiones de mediación, y cuando se trate de la incorporación de criterios para la cuantificación del resarcimiento de los daños, el término podrá prorrogarse por un mes más.

Si de la mediación resulta que las partes logran llegar a un acuerdo, se dispondrá la suspensión condicional del proceso por el término de un año para su cumplimiento, y al cabo de este, se ordenará el archivo del caso, y si no se llega a acuerdo o se incumple con el mismo, corresponderá entonces ordenar la continuación del trámite procesal penal respectivo.

Cabe agregar que este método alterno procede solo en los delitos que admiten desistimiento, y muy importante, su incumplimiento no es causal para dictar una sentencia condenatoria.

Mediación Empresarial

Sí, podemos resolver a través de la mediación conflictos que suceden a lo interno de una empresa, como aquellos que se generan entre organismos, sean públicos o privados, estos pueden ser por ejemplo, las relaciones con el personal de la compañía, clientes y proveedores, relaciones entre socios, u otros. Todo ello con base en los mismos principios que hemos destacado al inicio.

Las empresas procuran maximizar sus rendimientos a un bajo costo, y muchas veces los conflictos internos afectan la productividad, lo que indirectamente impacta los intereses de la empresa. Estos conflictos y diferencias pueden presentarse entre departamentos o entre empleados, cuando deben atender uno o varios temas en común y no logran llegar a acuerdo o solución, impidiendo que la labor o asunto central se descuide por las diferencias que mantienen.

De igual forma, los conflictos entre socios y tensas relaciones con clientes o proveedores afectan de alguna manera a cualquier comercio, lo que puede tener distintos impactos, pero principalmente económicos. Es por ello que el uso de la mediación para solucionar los conflictos empresariales ha comenzado a ser implementado poco a poco en distintos negocios a nivel internacional teniendo resultados positivos con el mismo.

Ventajas de la mediación

Como se ha desprendido de todo el texto, podemos concluir que es una gran ventaja de la mediación que con esta se evitan juicios largos y costosos, incluso, un arbitraje que puede resultar igualmente oneroso.

De igual forma se pretende que los intereses de las partes se vean satisfechos con bases en el ganar-ganar, siendo estos mismos quienes establecen el acuerdo y lo que se vaya a pactar en este.

El carácter de confidencialidad es tan importante que en cualquier materia se puede tener confianza que lo conversado en las sesiones queda dentro de las mismas, y nada puede salir de ellas.

No es una obligación ir a mediación, por lo que de cierta forma es un indicio el sentar a las partes involucradas en un conflicto es un buen primer paso que se quiere llegar a una solución, sin que la misma sea impuesta por un tercero que puede ser llamado Juez.

Por ello la mediación, u otro método alterno al juicio, siempre es una buena opción.

Diva Pinzón

Licenciada en Derecho y Ciencias Políticas. Actualmente desempeña el ejercicio de la abogacía como litigante en materia civil, laboral y penal, con conocimientos sobre el Sistema Penal Acusatorio. También se desarrolla en el campo de los métodos alternos de resolución de conflictos, siendo mediadora y conciliadora idónea. Es miembro del Colegio Nacional de Abogados y Movimiento de Abogados Gremialistas.

Contacta con
Mc Donald & Asociados